?

Log in

El camino de Patricia (1ª parte) - Una pintura borrosa [entries|archive|friends|userinfo]
ainita

[ userinfo | livejournal userinfo ]
[ archive | journal archive ]

Links
[Links:| "mi esflog" "beaty horses" ]

El camino de Patricia (1ª parte) [Feb. 26th, 2006|08:13 pm]
ainita
¿Dónde estaba? Patricia aun no podía pensar claramente, el dolor de su cabeza era intenso y no dejaba que pensara con claridad, poco a poco dejaba de dolerle, y oía voces que la llamaban, a lo lejos.
Voces desconocidas… no la llamaban a ella, simplemente hablaban…
Miro alrededor, era un bosque, la entrada de un bosque, los arboles eran grises y parecían muertos, sus ramas y raíces se enredaban formando grotescas formas, parecía un lugar desolado. Lentamente Patricia fue adentrándose, su camiseta se enganchaba cada dos por tres, tenía la sensación que las ramas la intentaban coger adrede…
Escucho un ruido, un murmullo, a la derecha, no… parecía proceder de la izquierda… de detrás… y de delante… provenía de todos lados, era un eco… ¿de qué? ¿Qué siniestro animal podía vivir allí?

Patricia empezó a mirar inquieta a su alrededor, veía una sombra, acercándose y alejándose, intento gritar y preguntar quien era… pero no podía, no podía articular palabra…
La sombra cada vez se acercaba más rápida hacia ella, más ligera, pasó casi rozándola, Patricia noto como la camiseta se movía a causa del aire, estaba aterrada.
Giro la cabeza para ver que era esa sombra, pero no estaba tras de ella, al volver la vista al frente había una niña un tanto extraña…
Esta vestía un vestido de fantasía, rosa, con unos guantes negros de encaje, los bordes del vestido, también de encaje negro tenían pequeñas perlas, y en su cuello una gargantilla adornada con un rubí.
Sus cabellos eran rubios, casi blancos, y su piel era tan blanca que las venas se le marcaban… Era hermosa, e intrigante a la vez, cuando Patricia vio que iba a hablar un escalofrío le recorrió la espalda, esos labios rosáceos escondían una oscuridad aterradora, al margen de ser su garganta.

Su vozecílla era clara y suave, aterradora a más no poder, era capaz de hacer parecer todo ese lugar desolado más alegre… pero… me aterraba…

- Ven conmigo – sonrío dulcemente- te llevare a la aldea más cercana
- Cla… claro… n… ¿no nos perderemos? – tartamudeo Patricia
- No, claro que no, es sencillo – respondió la niña en una risita

La niña le tendió la mano y Patricia con miedo la cogió, comenzaron a caminar por entre los arboles, a Patricia le parecía que daban miles de vueltas, una y otra vez, por el mismo lugar… Todos aquellos arboles y esas ramas retorcidas, entrelazadas le producían escalofríos.
“Una aldea” a Patricia no se le iba de la mente eso que había dicho la niña… ¿quienes podían vivir en aquel lugar? ¿Que tipo de seres? ¿Serían tan intrigantes y bellos como esa niña?

A mitad de sus cavilaciones, Patricia oyó un bullicio… de nuevo oía que la llamaban… no… que hablaban de ella…
- Pequeña… ¿esas voces de quien son que me llaman? – pregunto a la niña
- ¿Que voces? – respondió esta
- Nada… nada no debe ser nada imaginaciones mías… - patricia respondió confundida, y la niña sonrío inquietante
- Ya hemos llegado…

Al final de los arboles, de sus grotescos y retorcidos troncos grises, había una aldea un tanto extraña…
Las gentes bellas y hermosas vestían ropas andrajosas, y seres horrendos y deformes vestían con las más selectas piezas de ropa.
LinkReply